diario  |  revista  |  guías  |  escuelas  |  consumaseguridad
Alimentación en la adolescencia: de 12 a 18 años. | Guía de Trabajo y Alimentación | CONSUMER EROSKI
Cómo alimentarnos según nuestra edad y tipo de trabajo
Portada >> Alimentarnos según la edad >> Alimentación en la adolescencia: de 12 a 18 años
Introducción
Características Fisiológicas
Pautas para alimentarse bien
Es un error...
Un buen MENÚ con su receta
Adolescencia: 12 a 18 años
LECTURA RECOMENDADA
FAST FOOD O COMIDA RÁPIDA
Por mucho que la familia dedique tiempo a enseñar a sus hijos las bases de una buena alimentación, es seguro que ellos incluirán ciertas comidas muy típicas de nuestro tiempo: hamburguesas, patatas fritas, batidos, pollo frito, perritos calientes, pizza... alimentos propios de los establecimientos de fast food, también conocidos como de “comida basura”.
Lo cierto es que no habría nada que criticar a estos establecimientos de comida rápida si quien acude a ellos lo hiciera de forma esporádica. Pero, por desgracia, cada vez es mayor el número de adolescentes que lo convierten en la base de su alimentación, sin ser conscientes de los peligros nutricionales que esto conlleva.
Comer rápido, a cualquier hora del día y a bajo precio, así como saber que se puede consumir este tipo de alimentos en cualquier rincón del mundo, son las bazas más fuertes de estos populares establecimientos.
Sin embargo, las desventajas no sólo son más numéricamente sino que, además, resultan peligrosas: una desequilibrada composición desde el punto de vista nutritivo, poca variedad de productos, olores y sabores fuertes que suelen resultar indigestos y que crean hábito.
Exceso de calorías y bajo aporte de nutrientes fundamentales...
Un grave problema derivado de todo esto es la sobrealimentación. Es bastante frecuente que con tan sólo una comida de tipo fast food ingiramos más de la mitad de las calorías diarias necesarias. Si a ello añadimos las calorías aportadas por el resto de comidas del día, el contenido calórico de la ingesta total se habrá disparado, con lo que estaremos induciendo a un problema de sobrepeso u obesidad.
Así mismo, es frecuente observar en estos establecimientos una oferta insuficiente de leche y derivados, alimentos fundamentales para el correcto desarrollo de la masa ósea por su contenido de calcio.
El alimento base de estos establecimientos suele ser la carne que, ingerida con moderación, es un alimento excelente, mientras que un abuso en su consumo constituye un error alimentario debido a su elevado aporte de proteínas, grasas saturadas y colesterol.
Lo cierto es que para alcanzar una dieta equilibrada, se debe aumentar el consumo de pescado a unas tres o cuatro raciones semanales en detrimento de la carne.
Conviene señalar, que según diversos análisis de productos de fast food de diferentes marcas comerciales, se ha comprobado que en algunos de estos productos, existen irregularidades en cuanto a su composición e ingredientes en relación con el etiquetado nutritivo, la normativa vigente respecto a este tipo de productos y a su calidad higiénico sanitaria.
Las tecnologías culinarias más empleadas en los fast food son las frituras, rebozados y empanados, lo que supone la incorporación de un exceso de grasa en el alimento, que calentada, presenta el inconveniente de ser más indigesta. Además, el consumo excesivo de materias grasas provoca con el tiempo un aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares y de obesidad.

Los mostradores de estos establecimientos generalmente están excesivamente repletos de tartas, helados y pasteles, sin lugar para las frutas del tiempo o para los zumos naturales, que han sido sustituidos por bebidas carbónicas o gaseosas azucaradas. La obesidad, la diabetes o la caries dental son, entre otros, algunos de los problemas más comunes derivados del consumo frecuente de dichos alimentos.
Por otro lado, aunque las posibilidades de elección tienden a ser bastante limitadas, hay cadenas que han comenzado a ampliar sus listas de ofertas y algunos productos pueden ser considerados hoy día como saludables: ensaladas, frutas, yogures.....
Para acertar en la elección de un menú de fast food, siempre que sea posible se deberá elegir: ensaladas, pollo o pescado asado, mucho mejor que las patatas fritas o el pollo frito y que el pescado rebozado, de preferencia el agua y como postre fruta o postre lácteo sencillo.

Imprimir
Estás en la página sobre:
Alimentación en la adolescencia: de 12 a 18 años. Lectura recomendada

IntroducciónCaracterísticas FisiológicasPautas para alimentarse bien
Es un error...Un buen MENÚ con su receta

  Recibe las novedades
sobre todo lo relacionado con la nutrición
 

  Búsqueda:
 
Esta Guía Práctica es un web de Consumer.es, tu portal de consumo  
trabajoyalimentacion@consumer.es  
© Fundación Eroski