diario  |  revista  |  guías  |  escuelas  |  consumaseguridad
Alimentación en el adulto joven: de 18 a 40 años. | Guía de Trabajo y Alimentación | CONSUMER EROSKI
Cómo alimentarnos según nuestra edad y tipo de trabajo
Portada >> Alimentarnos según la edad >> Alimentación en el adulto joven: de 18 a 40 años
Introducción
Características Fisiológicas
Pautas para alimentarse bien
Lectura recomendada
Un buen MENÚ con su receta
Adulto joven: 18 a 40 años
ES UN ERROR...
COMER A CUALQUIER HORA Y “CUALQUIER COSA”
Uno de los hábitos en aumento en la población juvenil es tomar alimentos a cualquier hora y con cierta frecuencia. La estructura de 3-4 comidas se ha convertido en 8-10 tomas de alimentos de menor volumen, generalmente grasos y azucarados. A título de ejemplo: un vaso de leche sola (con o sin café o un té), un bocadillo o pincho o bollo a media mañana, refrescos de complemento entre horas, snacks (bolsas de patatas fritas, panchitos, gusanitos, cortezas..) o frutos secos, un producto de repostería o pastelería, de nuevo refrescos, un sandwich o bocadilllo para cenar, complementado con un postre lácteo o, en ocasiones, con un zumo de frutas. Mientras se disfruta de un programa de televisión se picotean galletas, palitos de pan con queso, palomitas de maíz, etc. Los jóvenes se decantan por un tipo de comida de "entretenimiento", como un gesto incorporado a sus actividades diarias, de saciedad inmediata y fácil consumo, lo que perjudica su salud. Por ello, conviene planificar la alimentación como merece, con tiempo y conocimiento, por lo que es necesario que aprendan cuales son sus necesidades nutritivas y como adecuar los menús frente a ellas, para evitar así las consecuencias nocivas que tiene llevar a cabo semejante ritmo y tipo de comidas.
Algunos consejos prácticos para los que comen fuera de casa:
Para no perder tiempo ni en la compra ni en la cocina, lo primero que debe hacerse es planificar los menús de una semana, de acuerdo a las recomendaciones de dieta equilibrada (véase el capítulo titulado “Equilibrio alimentario”).
A continuación, sabiendo el número de comensales y sus gustos y preferencias alimentarias, se procederá a elaborar la lista de la compra.
Organización de la lista de la compra:
A principios de mes, se puede elaborar una lista en la que se indique aquellos alimentos que se deben o se pueden comprar a diario, semanal y mensualmente.
• Diariamente:
pan, verdura y fruta fresca, carne o pescado frescos.
• 1 vez a la semana:
verduras y hortalizas de buena conservación (lechuga, zanahoria, berenjena, calabacín, tomate, pimientos, cebollas y puerros, etc.), fruta variada, patatas, yogures, queso y otros productos lácteos, huevos, fiambres y embutidos y pan envasado (de molde o tostado...).
• 1 vez al mes:
leche higienizada (UHT, esterilizada…) y leches especiales (condensada, evaporada…), cereales y otros productos de desayuno (galletas tipo maría, etc.), conservas vegetales o animales, productos congelados, arroz, pastas alimenticias, legumbres secas, harina, pan rallado, azúcar y sal, zumos de frutas envasados, aceites y otros alimentos grasos.
De este modo siempre se puede disponer de una despensa completa, pudiendo improvisar una comida rápida pero nutritiva, ahorrando tiempo para poder realizar otras actividades.


Imprimir
Estás en la primera página sobre:
Alimentación en el adulto joven: de 18 a 40 años. Es un error...

IntroducciónCaracterísticas FisiológicasPautas para alimentarse bien
Lectura recomendadaUn buen MENÚ con su receta

  Recibe las novedades
sobre todo lo relacionado con la nutrición
 

  Búsqueda:
 
Esta Guía Práctica es un web de Consumer.es, tu portal de consumo  
trabajoyalimentacion@consumer.es  
© Fundación Eroski