diario  |  revista  |  guías  |  escuelas  |  consumaseguridad
Alimentación de la mujer embarazada | Guía de Trabajo y Alimentación | CONSUMER EROSKI
Cómo alimentarnos según nuestra edad y tipo de trabajo
Portada >> Alimentarnos según la edad >> Alimentación de la mujer embarazada
Introducción
Cambios Fisiológicos
Alimentación de la mujer previa al embarazo
Alimentación de la mujer gestante en sitiaciones especiales
Es un error...
Lectura recomendada
Un buen MENÚ con su receta
Alimentación de la mujer embarazada
ALIMENTACIÓN DE LA MUJER GESTANTE EN SITUACIONES ESPECIALES

Llamamos molestias comunes del embarazo a una serie de síntomas y signos que, sin constituir una afección específica, frecuentemente acompañan o se exacerban durante el embarazo. Náuseas, vómitos, acidez o pirosis y estreñimiento son algunas de ellas, donde, una alimentación adecuada, con frecuencia evita el uso de medicamentos.
NÁUSEAS Y VÓMITOS
El 90 % de las embarazadas presentan náuseas y un 60 % además vomitan. Se notan los primeros síntomas a los pocos días de identificarse el retraso menstrual, pero, aunque las náuseas pueden mantenerse hasta el final de la gestación, los vómitos suelen desaparecer a las dieciséis o veinte semanas. Es más frecuente que se produzcan por las mañanas en ayunas, aunque pueden ocurrir a cualquier hora del día, sobre todo cuando se siente hambre o cansancio y también pueden desencadenarse por el olor de algunos alimentos.
Su origen se relaciona con el súbito aumento en sangre de ciertas hormonas, en concreto, de estrógenos y gonadotropina coriónica.
Si los vómitos y náuseas son intensos (hiperemesis gravídica), pueden provocar deshidratación, pérdida de peso y ciertos trastornos metabólicos. En este caso, el médico la examinará para asegurarse de que el embarazo progresa con normalidad. Las náuseas y los vómitos moderados, aunque molestos, no suelen presentar ningún riesgo para la salud de la madre o la del bebé.
El tratamiento dietético
El primer objetivo debe ser la reposición de líquidos y electrolitos adecuada a las pérdidas por los vómitos, con cantidades apropiadas de sodio, cloruro, bicarbonato, glucosa y agua, que se administrarán hasta que se hayan controlado los vómitos. Esta combinación de sustancias se denomina suero oral y puede adquirirse en farmacias o elaborarse en casa respetando las siguientes cantidades: 1 litro de agua hervida, zumo de 1 ó 2 limones (dependerá del tamaño), 2 cucharadas soperas rasas de azúcar, 2 cucharas de postre de bicarbonato y 1 de sal.
• Tome algo antes de levantarse. Esto inicia los procesos de digestión que reducirán el exceso de acidez del estómago y aminorarán las náuseas. Para ello, tenga en la mesilla de noche o a mano unas galletas, biscotes o cereales de desayuno (los alimentos pastosos o secos se toleran mejor)
• Tome un desayuno ligero por la mañana, y hágalo siempre después de que la náusea disminuya.
• Evite beber agua o zumos ácidos en ayunas.
• No tome bebidas o sopa con las comidas, pero asegúrese de tomar bastantes líquidos entre comidas, sobre todo si vomita. Los zumos son fáciles digerir y suministrarán algunos hidratos de carbono que necesita si tiene dificultad para retener los alimentos. Los líquidos fríos se toleran mejor. Si toma bebidas gaseosas, espere siempre a que se disipen todas las burbujas.
• Realice comidas ligeras, frecuentes y de pequeño volumen; 5 ó 6 tomas diarias, cada 2 ó 3 horas para evitar la sobrecarga del estómago y mejorar las molestias digestivas.
• Los alimentos ricos en hidratos de carbono complejos (almidón) como el pan, biscotes, patatas, arroz, pasta y legumbres han de comerse regularmente ya que ayudan a mantener un nivel adecuado de azúcar (glucosa) en la sangre, llenan el estómago y alivian el malestar.
• Evite los dulces y los alimentos o comidas excesivamente grasas, picantes o condimentadas. La preparación y condimentación de los platos ha de ser suave, sin olores fuertes ya que pueden acentuar las náuseas y los vómitos. Así mismo, se toleran mejor los alimentos fríos que calientes, hervidos o al vapor que fritos; porque desprenden menos olor. Cocine con ventanas abiertas, para disipar el olor.
• Limite el café ya que estimula la secreción ácida por el estómago. Aún el olor a café puede tener este efecto.
Otras medidas que ayudan:
• Haga un poco de ejercicio diario al aire libre.
• Repose 15-20 minutos después de cada comida.
• No tome medicamentos sin antes consultar al médico.
• No fume. Fumar aumenta la secreción de ácido del estómago, la cual causa náusea.

Imprimir
Estás en la primera página sobre:
Alimentación de la mujer embarazada. Alimentación de la mujer gestante en situaciones especiales

Alimentación de la mujer previa al embarazo
Es un error...Lectura recomendada
Un buen MENÚ con su receta

  Recibe las novedades
sobre todo lo relacionado con la nutrición
 

  Búsqueda:
 
Esta Guía Práctica es un web de Consumer.es, tu portal de consumo  
trabajoyalimentacion@consumer.es  
© Fundación Eroski